Postura oficial del Gobierno sobre la profesión


Postura oficial del Gobierno sobre la profesión

Como respuesta a queja ante el Defensor del Pueblo interpuesta por el Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos en Informática de Andalucía, el Gobierno ha remitido escrito estableciendo por fin su posición de forma oficial respecto de la futura regulación de la profesión de ingeniero técnico en informática:

La ingeniería informática no es una profesión titulada

Según el Gobierno, la reforma del espacio europeo de titulaciones superiores acabó con la tradicional correspondencia entre titulación superior y profesión, aspecto éste falso ya que para el resto de ingenierías existentes sí existe esa correspondencia tras la citada reforma sin que haya supuesto problema alguno.

Así mismo, indica el Gobierno que son profesiones tituladas, según el Tribunal Constitucional, aquellas “para cuyo ejercicio se requieren títulos, entendiendo por tales la posesión de estudios superiores y la ratificación de dichos estudios mediante la consecución del oportuno certificado o licencia”.

El Gobierno estima que debe haber libertad de acceso a la ingeniería informática

El Gobierno cita el derecho Constitucional del libre acceso a una profesión, limitándose únicamente su acceso por razones de imperioso interés general. Parece que el creciente número de cibercrímenes, incidencias graves en la seguridad de los sistemas de la Administración, como Lexnet o el DNI 3.0, no responden a causas de interés general, sí la reserva de acceso del resto de ingenierías existentes en España. ¿No ponen todos estos problemas en peligro la salud o la integridad física o económica de las personas? ¿Debe prevalecer el libre acceso a una actividad frente a la protección a consumidores y usuarios? Según el Gobierno, sí.

Ingeniero técnico en informática, sólo un título

Continúa el Gobierno indicando que ingeniero técnico en informática es únicamente un título, al objeto de dotar de habilidades y conocimientos a futuros profesionales y de acreditar que les capacita para el desempeño de unas determinadas actividades profesionales. Actividades profesionales, por cierto, legalmente inexistentes, que es el fondo de todo este asunto y que hacen que a efectos prácticos, la titulación de ingeniero en informática apenas tenga utilidad.

¿No es mejor estudiar ingeniería industrial o de telecomunicaciones, pudiendo ejercer su profesión titulada y regulada, y además pudiendo acceder al ejercicio de la ingeniería informática, frente a estudiar ingeniería informática, que no puede acceder a actividad regulada alguna y en la que cualquiera puede acceder a la que le es propia?

Además, se están empezando a dar casos, en número creciente, de inadmisión de titulados en ingeniería informática para ocupar puestos de informática en la Administración pública por razón de su titulación, la cual no resulta adecuada a lo requerido.

El Gobierno pretende eliminar la regulación de las ingenierías

Persiste el Gobierno en el café para todos, tratando de trasladar la misma situación que vive la ingeniería informática al resto de la ingenierías. Argumentan que muchas responden a regulaciones preconstitucionales que difícilmente superarían el test de la proporcionalidad y de la necesidad y emplaza su situación a la próxima reforma de las profesiones pendiente de abordar por el Gobierno. ¿Se imaginan libre acceso a cualquiera sin titulación ni control a las labores propias de un arquitecto, un ingeniero industrial o un ingeniero de caminos? Absurdo, ¿verdad?

Informática, una materia nueva

Prosigue el Gobierno indicando que la ingeniería informática es una materia nueva, pese a que miembros del propio Gobierno estuvieron presentes en los actos conmemorativos por los 40 años de la titulación de ingeniería informática en España. ¿Considerará el Gobierno la imprenta como algo nuevo e innovador?

El proceso en Europa, cerrado según el Gobierno

Por último indica el Gobierno que el procedimiento EUPILOT 7415/15 está cerrado dados los meses en los que no se le ha requerido nada al Gobierno. La afirmación no puede ser más falsa, debido a que el proceso sigue abierto, con ampliación de información a requerimiento de la Comisión Europea en la que se les ha acreditado que se requiere titulación de ingeniero técnico en informática para acceder a la actividad de perito judicial informático, profesor de informática en secundaria o instalador de infraestructuras de telecomunicaciones, entre otros.

Así mismo, el Gobierno obvia el procedimiento abierto, bajo las mismas premisas, en el Parlamento Europeo, el cual ya ha mostrado al Gobierno español su preocupación por la situación de discriminación que sufren los ingenieros técnicos en informática españoles.

Finaliza el Gobierno indicando que la Comisión Europea ha concluido que la profesión de ingeniero técnico en informática y su ejercicio no están regulados en España. Obviamente, ya que ese es el objeto de la denuncia: que el Gobierno está incumpliendo su deber al no regular por ley dicha actividad en virtud del interés general. Ni mucho menos supone un refrendo a su actuación, tal y como sostienen.